SM Rechter: Un BDSM común.

SM Rechter: Un BDSM común. 


Título original: SM-rechter (S&M Judge)

Año: 2009

Duración: 90 min.

País:  Bélgica

Director: Erik Lamens


Reparto: Gene BervoetsVeerle DobbelaereAxel Daeseleire




Nos quedamos con una sensación de inconformidad al terminar de ver SM-rechter.  

Una pareja de esposos está a punto de celebrar sus quince años de matrimonio. Cuando la señora Koen ve el regalo que su marido ha pensado para ella, esta echa a llorar. Inmediatamente, la única hija y los amigos que también eran partícipes de la celebración, ven con asombro tal conducta. Pues bien, es aquí donde empieza la película. Saber el motivo por el cual la señora Koen echa en llanto es la invitación hacia un mundo truculento, repulsivo, amenazador; pero a la vez atractivo, gozoso y satisfactorio.

El esposo, un abogado respetadísimo; la esposa, una artista que, aparentemente, solo se ha dedicado a los quehaceres de la casa, ya que se ve en la cinta que no ha vuelto a pintar nada más que imágenes sexuales en un cuaderno, el cual es ocultado cada vez que alguien está cerca. La lucha o el conflicto entre un mundo asentado, ético, conservador (el esposo es un abogado, por lo demás, envidiado) y uno en donde lo que importa son los impulsos o las pasiones más descabelladas (esto solo en un primer momento, ya que estas transitan un camino in crescendo) es el argumento central de esta historia. 

En pleno siglo XXI  a nadie le puede quedar dudas de que el sexo aún juega un papel importantísimo en las relaciones de pareja. En muchos casos, es la única razón que lleva al divorcio. En la cinta, el protagonista sabe esto último y hará lo que sea para evitar que su mujer se aleje. ¿Cómo alguien puede sentir satisfacción con el dolor?, es lo que se pregunta, ya que el hacer “lo que sea” significa complacer a su esposa a como dé lugar. Tan alocada y enfermiza parece ser la mente de esta que la película se convierte ya en un análisis psicoanalítico que busca reprimir nuestra propia esencia, si no fuera de esta manera, pues no seríamos partícipes de un pre, durante y post BDSM (la secuencia intercalada de imágenes en plena sentencia a Koen, mostrando las exquisiteces que la pareja de esposos había realizado, es muy buena / Los protagonistas que son libres en plena práctica sadomasoquista/ los mismos protagonistas en la Corte que está próxima a dar el veredicto). 

Y si bien es cierto que tras el estreno de esta película los comentarios sobre ella fueron favorables debido a que se afirma que la cinta de Lamens es fiel a este estilo de vida, la cinta es más una condenación que una aceptación. La hija, ya una señorita, egresada de la escuela de cine de su país, logra perdonar a sus padres. Sí, no del todo, pero lo hace. Los amigos respaldan a Koen. La televisión y con esto la mirada social del espectador de carne y hueso parece también comprender que esta práctica es algo común entre dos personas, algo que si es compartido no tiene por qué ser castigado. Y, sobre todo, la esposa, la mujer, la desencadenante de este universo llamado BDSM, al parecer da por finiquitado el placer que ansió encontrar. Un gracias (la botella de champagne que su esposo le había regalado -ahora son 25 años juntos) y olvidemos todo. A continuar con nuestra vida (antes, una familia de clase alta, ahora, pues solo una de clase media que vive en un departamento común y corriente). No se condena a la mujer, se condena al hombre por haber caído en este tema tabú. Se condena el hecho de haber sido partícipe de una praxis que socialmente no está permitida.   

No queremos pasar por alto el tinte político que el film guarda. Sí, lo hay. No hay dudas. Pero tampoco hay dudas de que este lado político de la cinta solo es un tema tangencial. Solo es utilizado para condenar más a la persona que parece no formar parte de una sociedad moralizadora.  

Pese a la intención que busca Erik Lamens (La infame, El hechizo), la película no deja de lado ese lado ético con el que precisamente luchan los protagonistas. Después de todo (más de veinte siglos de historia), (nos queda claro que) somos personas “civilizadas” y no unos “salvajes”. 

Comentarios

p'tite s'fardia dijo…
Muy buena reseña y muy buena película que, en lo personal, me hizo reflexionar mucho. Para mí la mejor parte de la película es en la que la protagonista dice delante de los jueces que están juzgando a su marido que ella ha consensuado en todo momento las prácticas que han llevado a cabo y que, sin embargo, tuvo otra relación anterior en la que sí fue maltratada y al maltratador no lo condenaron. Mi reflexión es que las leyes no nos amparan en estos casos, que no se respeta el todos somos iguales ante la ley sin que importe el género o la tendencia sexual. Hay casos similares en Reino Unido, en el que el sádico (en una relación consentida) fue condenado y encarcelado. El Tribunal de Derechos Humanos de la Haya dio la razón al condenado pero no dijo que no podía hacer nada contra la resolución de los tribunales británicos. Es algo triste para los que practicamos esto en pleno uso de nuestras facultades, pero es la realidad de momento. Desgraciadamente los seres humanos somos muy de condenar a los demás y la sociedad tiende a la homogenización, a que solo una opción es la correcta, ya sea a nivel estético, a nivel vital, sentimental, sexual, etc. Todos deberíamos reflexionar sobre esto y no juzgar a los demás porque nosotros sentimos o somos de distinta manera. Y solo un apunte a tu reseña: el protagonista no era abogado, era juez y fue inhabilitado. La película está basada en hechos reales. Un saludo.
Anonimus. dijo…
Gracias P'tite. Qué bueno que hayamos coincidido en gustos. :) Continúa siguiéndonos.
Un abrazo.

Entradas más populares de este blog

STORYTELLING: UN NUEVO BOFETÓN EN EL ROSTRO NORTEAMERICANO

Los libros del 2014 / Gabriel Ruiz Ortega / Lee por gusto